jueves, 26 de junio de 2008

Al rico helado!!!!


Desde mi mas tierna infancia recuerdos esos paseos a Pio XII para comprar los helados más exquisitos y sabrosos que había probado en mi vida. Era una heladería pequeña, poco conocida, en la que el dueño atendía en la barra, con los hijos si era el fin de semana o solo el resto de los días. Vendía unas
"pequeñas lecheras" de 1, 1.5 o 2 litros de batido helado que en las tardes de verano eran una autentica delicia. Incorporó mas tarde un nuevo tipo de helado, "los semihelados", comenzando con el sabor de trufa, y siguiendole con los años su hermano menor el chocolate blanco semihelado. La textura y el sabor de esta delicia ha sido mencionada durante años en cualquier conversación heladera de mi familia.

El negocio funcionó, como ni podía ser de otra manera, contrató mas empleados y amplió el negocio en primer lugar comprando el local adjunto y posteriormente traslandose a 100 metros a un cutre-bar mollatero que lo reformó con mimo trasformandose en la heladería que es hoy en día.

Todo el que ha salido conmigo en verano, sabrá ya que estoy hablando de Heladería Villar. Me da igual que estemos en Los Remedios, Los Bermejales o en la Conchichilla, si vamos a tomar un helado...se va a Villar y punto-pelota.

Pues el otro día, fuimos a Mairena, donde el dueño ha abierto otra heladería (tras la ampliación del negocio, cambió algunos sabores y modificó la receta de la Trufa-Semihelada y desde entonces nada ha vuelto a ser lo mismo) y al pedirle a la niña de la barra que me pusiera una tarrina pequeña de trufa semihelada, me contesta " eso que eeeeee.....aqui no hay de eso". Pero vamos a ver, Hija de la Gran Eso, carne de PCPI, estas trabajando en el Santo Santorum de los helados y desconoces su tesoro mas preciado. Me callé y mientras me comia las tripas por dentro (y un helado de ferrero-roche), decidí que esta afrenta personal no podía quedar impune.

Así que, tras días pensando como resolver esta compleja situación, he decidido ponerle los cuernos y a mi heladería de 35 años de toda la vida y cambiar sus helados viejos y adulterados por los de un supermercado jovencito de 18 años llamado Mercadona, VIVAN LOS HELADOS HACENDADOS!!!!!!!!!!

1 comentario:

Yorch dijo...

Buenas capitán pescanova... que digo yo que si al final te vas al Hacendado a por los helados... ¿para qué nos pones a la Pataki en el blog? Para que lo leamos, ¿no? Si es que eres un cachondo...

A pasarlo bien... nos vemos en el nuevo Club.